A. Martinez

Éxtasis.

 

¿Qué es el placer sin el preciso
escándalo del corazón?
¿Sin las voces sofocadas
y el calor?
ahí está el sobrecogimiento
agazapado,
con los ojos brillantes
y los labios húmedos,
esperando la explosión,
acumulando esporas de luz,
aguardando la fecundación
del fuego dentro
de los músculos,
la eclosión de la carne
convertida en temblor;
y después,
la paz,
la laxitud de los sentidos,
como volar
sobre un espejo transparente,
escuchando a la hierva cantar.


Eduardo A. Bello Martínez
Copyright 2018



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.