HENRY RUIZ

EL SENTIR DE TUS MANOS

Al darle la bienvenida el Crepúsculo, se nota como los grises del cielo se opacan con el azul que esta en marcha, dandole un negro a la noche y nuestros ojos contemplando miradas; mis manos temblorosas sienten por primera vez, tus manos calidas.

Cuan calidas y suaves que no pienso ni un segundo en soltarlas, ya que son como el sol del día; cálido que a mi piel hidrata o como el viento ligero que pasa y se extiende en mi carne, causando un leve frío en mi cuerpo y en mis más profundos deseos.

Y es que el solo rose de tus dedos o el simple sentir de tu pasiones, me encierran en una Pasión, como el afrodisíaco! Siendo tu, mi más deseo encarnado en lo terrenal; despertando una bestia en cautiverio y marcando un corazón latente en sentimientos.

Acomplejados mis sentidos, mis deseos y pasiones. Mis momentos en penumbras fueron cautivos desde aquel cantar del ave, desde el susurro de la noche, desde aquel instante en que sentí, el rose de tus manos.

HENRY RUIZ
4 DE SEPTIEMBRE 2018



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.