Walter Trujillo Moreno

EL SER QUE PIENSA EN TODO

El ser se pierde en las lucubraciones  espontáneas,
las especulaciones en cadena  y egoísmos imparables,
Deja de ser, al momento que vive,
piensa, cree y siente que el mundo
 le es pequeño o le pertenece entero,
proyecta, transmite o contagia su súper „ yo“

 

La mujer en la pared roja,
se pierde en los contrastes, la luz, el vino, la poesía,
entre las cuerdas rotas de mi guitarra.

Un piano negro llora una melodía perdida,
la mujer en rojo sale de negro sonriente,
llena de ideas y versos rojos,
brotan de sus labios carmensí,
atrapada en un collar de perlas nácar,
cuelgan de su cuello de cisne blanco timido.

Piensas en todo,
en casi todo, fuera de mí,
fuera de casi todo,
al borde de mi pensamiento,
percepción, deseos y esperanza

Piensas en todo,
en lo que piensas este instante,
en lo que percibes,
en lo que entiendes de mis señales de instante y de ayer,
piensas en leyendas de romance lejanas,
en tu historia amorosa incompleta no contada,
en mi biografía no aclarada,
quizá un paso fuera de mi realidad aceptada,
fuera de mi símbolos creados por los años,
fuera de mi lenguaje que a veces
el mundo lo entiende.

Un ave aterriza confundida,
sobre un cuadro simulando un jardín florido,
el edén sobre la pared,
el bosque salvaje encerrando mis miedos,
los fantasmas, ciegos y hambrientos de frutas dulces,
almas azules cansadas de golpearse las alas.

Los pájaros viven donde se encuentran bien,
así quiero vivir contigo y con tu paz interna,
los pájaros viven donde encuentran suficiente liquido vital,
un mar amplio, praderas, llanos desnudos,
montañas infinitas vestidas de novia o de viuda,
suficiente alimento para crecer y continuar su rumbo a casa.

Al final crees saberlo todo,
visto más allá de lo permitido,
planificado, cerca de ti, lejos de los demás,

Un sueño extraviado en una hoja muy rayada,
palida de tanto llevarlo conmigo,
recorre mis conexiones y dice:

Al Final tú y yo somos Final.

Por Walter Trujillo Moreno, Septiembre 2018

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.