Luis E. Calderon Romero

Lluvia en el alma.

Se acorta el dia.

Nubes tristes amontona la distancia.

Llegó el viento frío y aullador.

 

El sol se apagó en mi corazón.

 

La ráfaga húmeda y violenta

arrebata las hojas a los árboles,

hiende las ramas y destroza nidos.

 

Mi margarita se deshoja con dolor.

 

Retumba el trueno y por un instante

el brillo cegador de una centella

ioniza el aire con su luz de nervios.

 

Estalla mi cerebro y galopa el corazón.

 

Las gotas se unen en la tarde

lava el ambiente y vienen los torrentes

cargados de detritus y temor.

 

Y lloran mis entrañas.

 

Cesó la tempestad.-Aire es aroma.

La arboleda se ve recién nacida

y en la tarde, el barrio estrena aceras.

 

Sigo con mi dolor.

 

 

Comentarios3

  • Nicolás Alejandro Gabriel

    Muy bonitoo!

  • María Isiszkt

    Tristemente hermoso.
    Esa lluvia yo la conozco
    empapó el alma y mi corazón
    de amor loco, esa lluvia llega
    y el dolor impera.

    Un abrazo

  • El Hombre de la Rosa

    Hermoso poema has escrito hoy estimado poeta y amigo Luis.
    Un placer pasar por tus letras.
    Saludos de amistad.
    El Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.