Dr. Correa

De Sexo para Escrúpulo

Si niegas, Escrúpulo, ¿qué ambicionas?

¿qué, si ostentas ridículos poderes?

Vida ofrezco, libertad y placeres;

¿son cuáles mis perjuicios que pregonas?

 

Baste la hipocresía que abandonas

al "manchar" tus "muy pulcros" pareceres,

cediendo a vehemente menesteres

de órganos que, ante otros, no mencionas. 

 

No te aflija un escrutinio inventando

ni prediques en contra de tu instinto,

si entre lienzos, como al mundo has llegado,

 

lo que haces a lo que has dicho es distinto;

ya confiesa que conmigo has gozado

y a brindar, ¡yo seré jamás extinto!.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.