Alberto Escobar

De tripas corazón

 

 

 

 

Tu boca se quedó corta a mi bocado.
Tu corazón estalló de tanto hacer tripas.
Tu ojo descreyó de lo que podía ver.
Tu nariz escondió su cabeza bajo el ala.
Mi boca se secó por falta de tu saliva.
Mi corazón cambió sangre por linfa.
Mi ojo, mi tercer ojo anheló su estela.
Mi nariz, ay mi nariz, olvidó a qué huele
el amor.
Boca, corazón, ojo y nariz.
Bocado, tripas, notario, cabeza y saliva.
Viuda negra que falló en sus cálculos.

In extremis me desprendí de tu tela.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.