Adrian VeMo

Una mirada casi sin hacer ruido

 

Una mirada casi sin hacer ruido se ha tatuado en una piedra palpitante

casi sin hacer ruido pronuncia un epicedio para fiambres celestes

el eco de una flamante lengua amortaja la lluvia de primavera.

Pierde los huesos la esperanza y se hace sombra de ilusión

ya olvida sus fuerzas la luz

una enclenque nube abstracta

no puede encender una gota irisada.

Pesa cada vez menos ese trueno fulminante.

Qué albor gris hace esperar la noche.

Qué secreto de pájaro moribundo duerme en sábanas.

Qué soledad escandalosa de espacios abiertos.

Vienen los dentados minutos

con horas rabiosas

y días canes

a acompañar el silencio de plomo con aullidos secos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.