Juventino Pérez

Alcoholismo

Alcoholismo

¡Qué enfermedad más ingrata!
Que cambia la sonrisa por tristeza
El temperamento se eleva hasta la cabeza
Elimina la unión familiar.

Ataca al individuo,
Su ágil veneno va dañando,
Conforme se va consumiendo,
Bebiendo el líquido fermentado.

Bebidas para las clases sociales,
De distintas marcas, 
Apreciada como la fina miel,
Pero realmente es agria hiel.

Una copa de licor,
Dicen que cura el mal de amor.
Pero lo que sucede es peor,
Porque lo destruye con dolor.

Le usan para distintas facetas.
Para resaltar el ego,
Pero en realidad es leña al fuego,
Si se excede de cervezas

Tristeza para los niños,
Vergüenza para los padres.
Qué horror ver en las calles,
A un alcohólico tendido.

Ya no destruyas tu vida,
Por una copa de alcohol,
No dañes lo poco que te queda,
Si aún no es demasiado tarde.

Es difícil dejar el vicio,
Pero puedes dar el primer paso,
Reconocer los hechos,
Es un acto de valor.

Juventino Pérez

Comentarios1

  • Juan Antonio Riveira Dosártes (JARD)

    Muy cierto lo que decís Juventino. Es verdaderamente un acto de honor. Seguí adelante escribiendo.

    • Juventino Pérez

      Muchas gracias poeta. Saludos Juan Antonio



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.