Cirratus

Alas y quimeras...

 

Casi nunca hago caso a mi estómago
cuando me pone los pies sobre la tierra
desordenando mis impulsos.

No escuchar
a veces forma parte 
     de mi trato con la vida,
al menos como primera opción,
así que también pasé por alto
tus susurros en mi oído.
Obviando que posiblemente
tuvieras razón 
     una vez más,
y que por lo tanto
mis quimeras
estuvieran por encima de la realidad.

Lo cierto es 
que echo de menos tus labios
tatuando mi espalda
en un click descontrolado
y han pasado ya 
     varias lunas nuevas
y algún amanecer a solas.

Quizás,
no quedarme en tu cama
mientras acariciábamos la distancia
con las manos frías
     no significó huir,
tan solo fue ponerle alas a la vida.

Comentarios1

  • Nacho Rey

    ¬°¬°Precioso poema!!.Saludos cordiales.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.