Reiniero

Suspiro nocturno

Suspiré aquel día

Nací una noche

Dividí el corazón

Cautivado por el cristal de la devoción

 

Pasé una eternidad en el calabozo

Suprimiendo los sentimientos de revelación 

En aquella época no había delirios 

Por los actos de la imaginación 

 

Dormido en los bosques de la paz

El búho me dió naturaleza humana

El designio de mi ser

La esperanza de la tranquilidad



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.