RICARDO ALVAREZ

TENTATIVOS CREPÚSCULOS 



 

 

 

Se desmiembra  el oro en la siega

del seráfico trigo  en las cúspides,

y al desparpajo cristalinas gotas relucen

la preñez del relámpago que siembra.

 

Ya se tientan los crepúsculos en la siesta.

Más en la improvisación que en la costumbre

de besar el cuerpo amado con vela de relumbre,

el tiempo arenga la seducción del macho y la hembra

 

Que  a toda esencia humana aqueja

la progenie de vida en el hueso,

resume resonantes fragmentos de fuego

y la nueva esencia estalla en nuestra pareja.

 

 Y ya mismo el niño proclama con su lengua

envestido con la hermosura de tu cuerpo,

tierra amanecida de albores y epicentros

cuando engendras torrencial amor toda tu belleza.

 

Plasmada en napas profundas de forestas,

amanecer de júbilo cantaban azules cedros

cuando socavamos la virtud en perplejo silencio

el hijo manifiesto es fruto austero en la cópula tierna.

 

 

 

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.