kalazum

METAMORFOSIS

A la espalda de aquel cristo
que custodia la línea férrea
nos tomamos un descanso
la noche jugueteaba con su madrugada.

El frío, el miedo y tus pechos exigiendo libertad
tal vez fueron solo pretextos
para fundirnos en un abrazo
y comernos uno al otro

Y como un dardo en la oscuridad
al que no se puede esquivar
aquella pregunta traía su veneno 
la respuesta simplemente brotó

Pero quiero que sepas
que el arrepentimiento 
es un virus que nació muerto
y pedir una disculpa… ni yo la creería

Pero sé que están ahí 
carcomen tus entrañas
y es que aún revolotean…
las mariposas en tu vientre.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.