Alma atormentada

Gaditana, pienso en ti (Rima LXXXVIII)

Me encandiló

Tu dulce forma

De ser,

No sé como lo

Pude hacer,

Hacerte daño

Sin querer;

Ahora mi infortunio

Puedes ver,

Me inspira que algún

Día lo puedas leer,

Y que te rías, con

Este componer.

 

Pensaba que en Conil

Te volvería a ver,

Y decirte “perdona

Mi idiotez”,

Mi ser hizo

Una memez,

No respondí

Con avidez,

Hice algo soez

Y una cutrez,

Ahora me tortura

Mi estupidez,

Siento mí

Mojigatez,

Estoy preso de

Mi insensatez.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.