Andrea Thompson

Libni

Es solo una chica

Es solo una chica pero bien podría ser una diosa encarnada

Es una mujer cuya ira temes y cuyo amor ansías

Bien podría ser Isis disfrazada

O Diana, o Freya

Podría ser incluso todas ellas

 

Su piel se parece al bronce

Sus rizos oscuros se mezclan con la noche

Su voz dulce como la miel

Y sus palabras afiladas como espada

 

Y desearías que dijera tu nombre

Pues todo lo que sale de sus labios

Es tan bueno como bendito

 

Su sonrisa ilumina el cielo

Su mirada incendia el infierno

Es una mujer que haría que los reyes se inclinen ante ella

Y cuando la ves, es etérea 

Y la tocas como tocarías una estatua

Con cuidado, devoción y asombro

Tus dedos apenas la rozan 

Pero su piel abruma tus sentidos

No puedes respirar, tu mano se quema

Y si murieras entonces

Sabes que morirías la mujer más feliz del mundo 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.