Antonio Segar

Lamento

 

Perdón por esta errada vida mía

que tan alegremente he malogrado.

Sufro si recuerdo el triste pasado,

un eterno lamento padecía.

 

 

Pienso y no siento ninguna alegría,

pues, aun de esperanzas sigo privado.

Seguir viviendo es cierto y obligado

persisten penas y melancolía.

 

 

Lo afirmo, mi corazón ardería

si por ventura me sintiera amado.

Aunque por siempre me será negado,

desde mi ventana te soñaría.

 

 

Perdón compasivo yo imploraría.

Lo que jamás me será perdonado

es vivir una vida en el pasado.

No imaginé que te lastimaría.

 

 

Evocando recuerdos, yo dormía.

Ensueño y despierto desengañado.

Sueño, tu sonrisa lo envuelve todo.

Con verte, mi vida iluminarías.

 

 

Mi pobre corazón renacería

reviviendo aquello que fue borrado.

Obviando, penando el daño causado,

ya triste y cobarde, desertaría.

 

 

Esta vida, a nadie desearía.

Muere honrado un poeta enamorado,

que en una guerra cruel está embarcado.

La penitencia es tarea baldía.

 

 

A la guerra dispuesto marcharía.

Herido, caería desangrado

sin redimir el abyecto pecado.

Tan solo así, mi alma se salvaría.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.