Eric Lenin Camejo Ocaña

Fabula primera (El granjero desconfiado)

Fábula primera

(El granjero desconfiado)

 

Un zorro ya entrado en años

Vivir tranquilo quería

Y evitaba el gallinero

Que un granjero tenía

Comía frutos en el campo

Que encontraba día a día

Y queriendo gozar de paz

De las pollas se abstenía.

 

El granjero no contento

Con la tregua que ya había

Sin descansar, día y noche

En los caminos ponía

Muchas puyas afiladas

Que heridas grandes le hacia

A quien andando descalzo

A acercarse se atrevía.

 

Una tarde el viejo zorro

Al pasar: ¡hay madre mía!

Se empuyo de tal manera

Que la sangre le salía,

Dicen corrió al gallinero

Soportando su agonía

Y en venganza hacia el granjero

Por hacer tal villanía

Valga la pena el dolor, grito

Mientras a las pollas comía.

 

El granjero desconfiado

Al oír la algarabía

Llego y por poco se infarta

Ya ningún ave existía

¡Morirás! Grito al coyote

Por hacer tal felonía

Y contesto el aludido

Huyendo a la lejanía

Esto tú lo ocasionaste

Y rompiste la armonía

Que existía entre nosotros

Hay nos vemos otro día…

 

El granjero quedo triste

Desolado yo diría

Repitiéndose lloroso

Esta obra es solo mía

Mi desconfianza excesiva

Ocasiono lo que temía.

 

Decir tan solo yo quiero

Y dar esta opinión tan mía:

Que ya sea entre vecinos,

 Esposos o compañías

Si se vive en desconfianza

Se vive sin alegría

 

Eric Lenin Camejo Ocaña

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.