kalazum

ODA A LA BICICLETA

 

 

 Estaba la noche muy coqueta

esperando a la madrugada astuta 

pues va pasando un hijo de puta

y se llevó mi bicicleta.

 

Como la quería, era tan fiel

se la llevaron para no volver

ahora le estarán cambiando la piel

para de nuevo ponerla a correr.

 

Qué triste se ve el corredor

 solo queda el triciclo de mis sobrinos

y en mi corazón un profundo dolor

al saber que la pobre recorre otros caminos.

 

Negra era su fachada

y una vez le prometí  cromolio

para verla más cambiada

sin embargo, hoy me estaría llevando el demonio.

 

Me pasó por cabrón

porque la pereza vale plata

y es que nada me costaba cerrar el portón

hoy no viajaría en ese bus de hojalata.

 

Cromolio: aleación de metales.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.