Adolfo Flores

Luminosa

 

Luminosa, telúrica, afilada

y húmeda,

flameante en el estandarte rojo.

No espera la noche, domina las estaciones

con su danza y mantiene lejos

a los recuerdos.

No tiene espacio para nombres,

solo espera que el agua la deje llegar

a la orilla

y arrancar las flores que siguen

creciendo en su piel.

En el pasado, su fresca arquitectura

cayó en malas manos,

dejándola extraviada y sola.

Mas tiene abierta una puerta,

un abismo de gozo

donde caigo desesperado

y sin retorno.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.