Antonio Rodriguez Bazaga

VENGO

 

Por el camino he traído,

rocío sobre mi hombro,

y una rosa en la mano,

que anoche robé,

mientras besaba,

los pechos de mi amada.

 

Por el camino he venido,

oliendo a nardos,

sobre mi sudario blanco,

rasgado por tus uñas,

mientras mis labios lavaban,

tu piel de anís y plata.

 

Por el camino he bebido,

agua dulce del río,

que mis labios traían,

sabor a sal y canela,

de tanto surcar el mar,

por tu espalda de princesa.

 

Por el camino he comido,

manzanas verdes y rosas,

que me recuerden los besos,

del manantial de tu boca,

chorros de agua fresca,

bajo la luna rota.

 

Por el camino he regado,

con lágrimas de cebolla,

el sendero que atrás dejo,

que allí dejo a la mozuela,

que debo desandar el camino,

que me lleva a su alcoba.

 

a.rodríguez.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.