Antonio Segar

Sueños

He despertado de un sueño, cansado.

Profundo, oscuro, Algo preocupado.

Más que sueño, reveladora epifanía.

Al fin, una vida distinta conocería.

 

Al fin, lo entendí y me he liberado.

Lo pierdo… Ya apenas lo recuerdo.

Ofrecí cuanto tenía, fe y armonía.

Lo que yo creía era pura utopía.

 

Puedo verlo ahora con desagrado.

Caminando, deshaciendo lo andado.

Desdén y olvido, era lo que sentía.

Y Tanto tropecé, que ya ni me dolía.

 

Tal vez, por eso tanto he tardado

en salir del laberinto desarmado.

Olvidando mí sueño lo conseguiría,

pues la vida nunca te esperaría.

 

Por eso ya no sufro, por eso ando

aquí, sin pena, sin duda y sin miedo.

Pero  sigo soñando a mi manera,

que tú, aun pintas mi primavera.

 

Soy, el que  un día se fue alejando.

Sin mirar atrás seguí caminando.

Tristezas y penas atrás quedarían,

aquellos sueños  no se cumplirían

Comentarios1

  • Antonio Segar

    La vida a veces no resulta tal como un día la soñamos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.