MAXI ARISTARAN

Las horas

Donde queda la honestidad de las personas,

donde queda esa dulzura que desde bebé se entona.

donde quedan las risas, las caricias, y la boda,

Se me pasan como luz que se prende y apaga las horas.

yo crellendo que eras una rosa, dispuesto estaba a espinarme,

A lo que no estaba dispuesto era a olvidarte.

Ya no escucho tu vos por las mañanas,

no hemos hablado de nada,

mis oídos extrañan aquélla bella alborada.

corazon seco lágrimas no sanan,

se mueren las horas mientras espero mí aurora.

 

©, M. Aristaran. Todos los derechos reservados. Este material es de propiedad exclusiva y solo para uso personal. Su distribución o reproducción a o por personas no autorizadas, en todo o en parte, sin el consentimiento escrito del autor está estrictamente prohibida.

 

 

Comentarios1

  • María Isis

    Melancolia intensa.
    Un abrazo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.