Felipe Cleofás de Liponco

La tempestad

Si en mi alma fuese el mar,

el trueno al pensamiento

y el viento a mi pecho,

yo seria tempestad

que está siempre en tormento.

 

Porque no he de olvidad,

porque a tu ampa sonrisa

todo le he de apostad.

 

A ti perfecta brisa

felíz tranquilidad.

Mi amor sabe que solo

tú, lo podrás salvar

en esta tempestad



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.