Rodolfo Guevara

Me gustaría



El descanso se mece suave y lento
como ola perezosa y adormecida,
codiciando la blanca seda de tu arena,
calcando las estrellas, en el nácar de tu piel.

 

Tus ojos ataviados de noche,
tus labios moteados de silencios,
yaces como luna llena en el lecho
de mi río, serenando mi torrente
con la melodía de tu rítmico suspiro.

 

Esta noche... me gustaría que mi sombra
abrazara la tuya... que mi penumbra no este sola,
que sean tibias brasas tus labios y los míos,
en el frío invierno de mis sábanas.

 

Esta noche... me gustaría que te duermas
leyendo mis ojos y yo escribiendo secretos en tus pelo.
Apagar tu mirada con dos besos
y sentir tu aliento naufragar en mi cuello.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.