A. Martinez

¿Qué lo impide?

 

Andamos respirando,
entre meridianos que sobran
y longitudes que pesan,
mojando los zapatos
en arenas,
hijas de océanos
que se escriben diferente.

Pero al tocar el mar,
el azul esparcido
sobre el cristal de espuma
y minerales,
sabemos que el universo
no es tan grande,
que el agua gira por el mundo,
y que la piel nos arde
desde la misma sal.

Entendemos,
que el acá y el allá,
son relativos
a la conciencia del deseo,
y si queremos (como queremos),
inventamos
una cartografía nuestra,
y si yo beso el aire
es tu boca quien lo siente,
y su tocas una flor,
en mi pecho suena una caricia.

Eduardo A. Bello Martínez
Copyright © 2018



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.