Maicaa

La rama enamorada

La rama enamorada de la primavera, dijo:
“Eres dicha de instantes”
Y ¡con vos, me siento radiante!
Me pregunto, primavera de luz…
¿si conmigo quieres quedarte?
El otoño allá pasa distante.
Si aceptas, prometo vestirme muy elegante:
de brotes vibrantes.
Porqué en vos, se refleja mucha frescura
de amor bueno y locura.
El sol, será testigo de nuestro privilegio y 
brillara con luz de sacrilegio.
El alba, rociara de nítidas gotas, nuestro lecho,
que más tarde, no importara como este hecho.
Bandadas de pajarillos, bailaran al compás del viento,
celebrando, este amor, que no es violento.
Ejércitos de hormigas, nuestro festín armarán,
de pétalos de rosas y jazmines, nos cubrirán.
Nuestras amigas, las abejas, el polen esparcirán
por este amor, que los inviernos nunca entenderán.
La decoración, las dejamos en buenas manos,
ya que las arañas, tejen sin luz y sin desengaños.
¡Que feliz me hace también el verano!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.