Peñafuente

El Café en la Vida...


Habrá que admitir que no trabajo igual
sin mi taza gourmet del café ritual,
y no disfruto de una visita temporal
sin un jarro de café de olla provincial...


Habrá que admitir, además,
Que, en nuestro mejor recuerdo,
Siempre estará involucrada la familia, las sonrisas y el café.
Y aunque aún no sé
que tiene esta bebida que cual consorte me enamora
reconozco que sólo un sorbo
mi más profundo sentimiento aflora.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.