FRANCISCO GARCÍA RASCÓN

DIARIO DE UNA SOLEDAD XXIV

Del rayo al cielo

las nubes solo son un gesto altivo

De la tormenta a la oscuridad

la soledad huye de mi

para llenar vacios de otras almas

 

Del llano en llamas

solo quedan los paisajes

que iluminan y enardecen

 

De la luna a la tierra

aun en medio del fulgor

nada podria interrumpir la oscuridad

 

Del azul al dorado

el silencio desafia los labios

es posible que alguien me entienda

pero no existe un aire

que pueda definir el vacio

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.