Jesus Cuero

KARLA

Durante la vejación de la noche tomo rumbo 

y con las aguas correntosas me retiro

Me retiro hacia aguas profundas y tiro mi cuerpo

al oscuro, en donde quedan las piedras perdidas.

 

Flota tu silueta y se impregna en hojas de lirio

pétalos rojos cubren tu forma y sonries

en tu mirada que mira luces, ya no me encuentro

ni en tu falda larga, ni en tu bolso de mano, ni en tu saco planchado.

No me encuentro porque de la orilla no he salido

el rio no ha crecido para mi costado,  no he podido hacer ruido.

Alguna mano me levantara, pero como sabes

no confío ni en la suerte ni en dios, pero

nunca me dejaste pensar que estoy perdido.

Mi cuerpo que es piedra, no se moverá, y mis ojos te verán volar

volar, pues tus pétalos rojos, ahora lo creo, son alas

y mariposa, solo fuiste oruga y yo solo soy piedra.

 

Miro como se abren tus alas y doy gracias al tiempo que te a hecho mujer

tu silueta me cubre un momento y doy gracias otra vez. 

Esperamé en el cielo, o junto a la madera

junto al fuego, junto a tus jean ajustados, a tus zapatillas planas

junto a tu buso gastado, junto a la foto que ambos colocamos.

Esperamé que la lluvia a comenzado a caer en la montaña

que mi tiempo corre nuevamente, y porque se 

que nunca me dejaste pensar que estoy perdido.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.