José Vásquez Gaviria

MIL AMORES

Mil amores, gemido vital de los reinos

de la fantasía que brotan en cada piel

inmortalizando caminos de creación.

Son los mil amores, mil amores lo son.

 

Mil amores, comienzo de una travesía

de hondos placeres bañados de luces tenues,

cuerpos vistosos hechos de trajes de seda

transfigurados en incandescentes delirios.

 

Yo te canto mil amores llorando las lágrimas

más benditas al filo de la medianoche

y descubro, sin más, el paraíso en tus ojos

pletóricos de elegancia inconfundible.

 

Así, en el mar de la pasión navegaré siempre

obteniendo las dulces caricias exuberantes

para proporcionar a los cuerpos enamorados

los mil amores más suculentos para el alma.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.