J.R.Infante

Efímera figura ramificada



Adorno seco, imagen atrofiada,

savia punzante de la tierra virgen

que un día cruel rayo te dejó marcada

sin respetar tu natural origen.

 

Cielo y Tierra eran encrucijada

de cruentas batallas. A Dios afligen

muertes tan innecesarias. Dañada,

perennidad y verdor se exigen

 

últimos esfuerzos competitivos.

Dislocantes cicatrices de barro

profanan impunemente tu seno.

 

Los orgánulos que aún continúan vivos

carecen de fe. Semejan cigarro

que lentamente fenece. Veneno.

Comentarios1

  • J.R.Infante

    Gracias por la visita y el comentario. Saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.