efraguza123

Me duele Nicaragua

Me duele Nicaragua como volcán

que estremece el paisaje del alma.

 

Su pueblo es lamento de pájaro

obligado al encierro.

 

Su canto lo devoró la ojiva del dictador.

 

Su cielo es esplendor de sangre

que rueda sobre el dolor materno.

 

En sus calles hay un zumbido


de mudas sirenas.

 

El pan se cuece en el horno de lágrimas

que el dictador aviva

con el huracán de sus deseos. 


La estirpe de Anastasio

es de nuevo el verdugo


de la sangre que clama

un relámpago de preces


que iluminen el presidio.


Antes que la sombra de azucenas

haga sonar las campanas

unamos las voces

para suplicar a Dios misericordia


en presencia del verdugo

y que no tengamos que contar

la historia de un pueblo que agonizaba

ante la mirada inclemente del sol.

Comentarios2

  • Aqua marina

    Sus vidas han entregado
    un poco más de trecientos
    con agallas aguerridas,
    su libertad otros cientos
    y miles su bienestar
    por amor al mismo anhelo.
    Y respirar hoy nos duele
    a todos en nuestro pueblo.
    Nicaragua, Nicaragua
    tu libertad es mi sueño.

    Miles de gracias por tan hermoso poema que dedicas a mi Nicaragua amada. Un abrazo vuela con total agradecimiento.

  • efraguza123

    Gracias por tus palabras y estoy contigo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.