Moguelr

A la compañía de mi infancia

Fuiste el atajo a mi felicidad,

el sincero consuelo a mi tristeza,

mi compañera en tiempos de pereza,

fiel amiga de mi tranquilidad.

 

Te extraño e invade desdicha al no verte

Alegrando el día con tu destreza

Haciendo la vida con tu presencia

Mi bella tracy, nos eres inherente

 

Escucho tu ladrido confortante

Larga cola golpeando rampante

tus nerviosos anhelantes jadeos

 

Espero a mi tierno perro dormido

su suave pelaje café teñido.

Hoy se acaban los mejores paseos

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.