Luis E. Calderon Romero

A Una Morocha

Extendiste tu cuerpo sobre el divàn del cuarto,

Y el cuero de ese lecho con placer te acogiò.

A los pocos instantes te hallabas dormitando,

Como un trozo de èbano que espera al tallador.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.