Andrés Romo

Enseñanzas del amor

 

No diñar por lo que se ha ido,

no clamar por lo que se ha llamado,

no buscar la verdad de lo perdido,

no truncar las señales del amado.

 

Nunca esperar más de lo ofrecido,

nunca llorar por palabras ofensivas,

nunca coaptar el quite maldecido,

nunca aceptar  lúdicas mentiras.

 

Si confiar en promesas ofrecidas,

si  creer en los actos de un amor,

si entregarse en las arras merecidas,

si gustar de los besos su sabor.

 

Escuchar en el trino de las aves,

las respuestas encriptadas del amor,

recibir de los vientos esas claves,

que lo acechan a uno en el dolor.

 

Calcular en el tiempo la amargura,

la esperanza de lo conocido,

la pureza de esa rabia en conjetura,

la certeza enlutada del destino.

 

Caminar por el mundo enaltecido,

arrostrando la vida con honor,

disfrutar por lo que se ha vivido,

 achicando las endiñas del dolor.

 

Solo así aprenderás hermano,

la enseñanza perenne de la vida,

la enseñanza sublime del humano,

la enseñanza virtuosa del amor.

 

Andrés Romo

 

 

REGISTRO PÚBLICO DEL DERECHO DE AUTOR No.  03-2014-031109431700-14



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.