Reiniero

La clandestinidad de mis acordes

Lo desconocido es ahora

Lo demás de historia

En un universo que alberga desesperación

Sólo hay ambición

 

Uno no puede rehusarse 

De esa misteriosa luz

Que invade el espíritu altanero

Alcanzando al guerrero que hay en mi

 

Huír, no es una opción

Distinguir la realidad es una alucinación

Innegable son los azotes del mañana

Que trascienden la desilusión

 

Nos despertamos deslumbrados

Por la curiosidad de lo que sucede

La vida es desigual

Cuando más años tienes 

 

Sólo tengo una oportunidad

Pronto voy a escapar

De éste inconcluso recuerdo

Que se disipa en la eternidad



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.