Gonzalo Ramos Aranda

Yo, . . . el Achoque

“De mi extinción, . . . este enfoque.”

Soy vertebrado, certero,
mis células regenero,
un milagro de la vida
ancestral, ni quien lo impida.

Soy primo del ajolote,
nuestro germen, semen, brote,
soy enigma, salamandra,
del gran Dios, que, es el que manda.

P’urhépechas, son mis branquias,
cortas, mis manitas amplias,
con las que nado en el Lago
de Pátzcuaro, . . . desbalago.

Su caudal se riega, apenas,
lloran, sollozan, mis penas,
soy el Achoque, bendito,
agua limpia, necesito.

Lodo, cieno, renacuajo,
ach-o, Achójki, muy majo,
mitológica criatura,
predilecta de natura.

Soy anfibio, rara especie,
pido al mundo, que me aprecie,
endémico, tan lacustre,
mi imagen a nadie asuste.

De cara rara, feliz,
soy dulce, sin un desliz,
con genes de calidad,
brindo generosidad.

Soy medicina, alimento,
necesito fiel aliento,
curo vías respiratorias,
empacho, dolencias varias.

Ser, elíxir, energía,
recupero la alegría,
perpetuo la juventud,
belleza, ánimo, virtud.

Ambystoma dumerilii,
latín de Italia, gentile,
soy ciencia para el humano,
que se volvió vano, insano.

Que descuida mi hábitat,
inconciencia, ruin maldad;
aspirando al buen reinicio,
doy la espalda al precipicio.

Prodigiosa mutación,
al cielo va esta oración:
¡qué secas, qué duras eras,
acuarios, cristal, peceras!

Sobrevivo del estudio
del que investiga, postludio,
presencia líquida, paria,
¿mi extinción es necesaria?

¿Muerte, fatal alborada?,
¿flotando, voy a la nada?,
busco el agua, que me abraza,
en japhonda está . . . mi casa.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Isla de Janitzio, Lago de Pátzcuaro, Michoacán de Ocampo, México, a 17 de julio del 2012
Dedicado a la joven Señora Paola Silvestre Gabriel, acuarista, investigadora, estudiosa y defensora de mi especie . . .
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.