José Miguel

Primavera II

Bajo el sol.

Bajo las nubes

Que cubren la luna;

Mi cuerpo debilitado

Ansioso de luz

Cristalera

Ya cansado del golpe

Tenue – vaporoso del

Día, que derrite

El carbón del grafito

Y pone pegajosa la

Masa, cansado

De arrastrarme y luchar

Contra mí, pido al cielo

Una noche vitalicia

Una noche que abarrote

A este buque

Al que se le extravía la carga.

Una noche, en que las olas

Abriguen el cuerpo caluroso.

Una luna que brille como vuestros ojos,

Ansioso de verlos sosegado en el descubrir

De la luz cristalera, que ya no está en el cielo,

Está en la tierra posada al frente de mis opacos

Cristales.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.