Sofitruqui

Callejones

Me metí en tus callejones
sin saber bien qué buscaba.
Siguiendo el hilo de tu misterio
intentaba frenar tu destrucción,
nacida en una vida sin calma.

No voy a negar que te conocí
siempre queriendo cambiarte.
Eso me reprochabas;
y me avergonzó tanto asumirlo
que de culpa se hizo mi carne.

Mi egoísmo adolescente
me hizo meterme en tu salsa,
queriendo descubrir ese mundo
de oscuras ruinas sociales
del cual mi familia jamás hablaba.

Deseando comprender
qué había detrás de esas miradas,
caminé entre las sombras
de almas empantanadas,
con cuerpos urbanos que no poseían nada.

Anhelando sacarte de ese pozo
de damas blancas y rencores.
Mostrarte que hay algo más
fuera de esta dividida sociedad
que, con su hostil mirada,
siempre te discriminaba.

 

Marginadxs,
recorrimos lo profundo del amor,
pudiendo siempre abrazarnos
con tanta guerra alrededor.

 

Tu botella se vaciaba,
explotando todo ese drama
de inseguridades no resueltas,
manifestadas entre gritos y demencia.
Y yo lloraba, asustada.

¿Dónde me había metido?
Mi mamá preocupada,
mientras del calor de casa
cada vez más me alejaba.

Sabía que no eras malo;
la luz se emanaba en tus palabras,
sólo que opacada
por la realidad más inoportuna
que el azar puede dejar en tus manos.

Ya no me averguenzo
de haber corrido estos riesgos,
y aunque no te vea,
siempre te siento,
como el recuerdo del primer amor intenso.

Comentarios1

  • Ana Maria Germanas

    La vida, nos conduce, por distintas experiencias, esta tuya Sofitruqui, fue muy importante.-
    Me agrado leerte .-
    Un cariñoso saludo.-

    • Sofitruqui

      Muchas gracias Ana! Lo bueno es hacer arte del dolor y encontrar lugares como este para compartirlo. Saludos y gracias enserio!!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.