Samuel Tiedemann

Poesie D'Amour IV

Dibujo tus rasgos a caricias,

besándote lentamente

en la infinidad de lo oscuro.

Te susurro al oído;

cuanta exitación hay entre tu y yo,

y los incendios de piel llueven

mientras nos quedamos sin ropa,

-eres mía y yo soy tuyo-

intento tocarte sin rodeos,

la timidez no existe,

solo el deseo de que estés aquí,

sentada en mis piernas,

frente a frente,

besos contra besos,

caricias contra caricias

y te deseo; 

mas que nunca, ahora, aquí,

en mi cama,

tu piel de miel arde como la mía,

la espiga de tu cuerpo 

se retuerce en movimientos del cielo,

te siento en mi,

desenfrenadamente te busco

pero lo físico no basta;

no pararía de tocarte hasta llegar a tu corazón

morderlo, poseerlo.

Al oído te susurro entre jadeos interminables;

eres mía, cariño.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.