JHONN LORTAM

PESARES

Un domingo la dije adiós; en silencio

con el corazón despedazado

implorando a la muerte

en su paso apiadarse de mí,

pero pasó sin mirarme siquiera.

Y hoy vuelve sin haber estado nunca

¡qué dicha y qué pesar!

¡qué sensato y qué absurdo!

¡qué inefable mundo!..

Comentarios1

  • bambam

    Así es la vida y el amor, cosas muy raras
    bambam



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.