Joe Silva

"El Hijo Ajeno"



Yo fui testigo señores, de estas crueles palabras, dirigidas a un niño, a niño apodado, El Hijo Ajeno.

 

“Lárgate de mi casa! Lárgate y busca a tu padre! Que yo en mi casa, ya no te quiero.”

 

El niño salió llorando. Por las calles caminando, del pueblo no se alejó. En su corazón sentía, que su padre ahí vivía, por eso no se marchó.

 

Con el tiempo, se hizo hombre. Lo contrario de aquel pedazo de gente, que un día a la calle lo echo.

 

Sin planearlo, un Domingo, saliendo de misa, con su padre se encontró. Como testigo fui de aquellas dolorosas palabras, también lo fui en las siguientes:

 

“Padre, te perdono. Aunque mi madre te engaño, siempre será mi madre. Y tú, en las buenas y en las malas, siempre seguirás siendo mi padre.”

Comentarios2

  • Amalia Lateano

    Tu versar es un amor de poeta a tu padre.
    Bello y tierno poema... que es un encanto.
    Todo un placer de lectura...
    Un abrazo y un beso...

    • Joe Silva

      Muchas gracias Amalia por leerme. Agradezco tus bonitas palabras y me da gusto saber que te gusto mi poema.

      Saludos,

      Joe

    • Cristian Cerna Q.

      Pedazo de escrito. Muy bueno, la leccion es de oro.

      • Joe Silva

        Muchas gracias Cristian. Es un escrito que no muchos aprecian pero sus razones han de tener. Gracias por leerme.

        Saludos,

        Joe



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.