A. Martinez

Ganas.

 

Ganas de salir a buscarte,
decirte toda ésta ternura,
que se amontona
y se confunde,
buscando un beso
que le devuelva la razón.

Ganas de sorprenderme otra vez,
viendo como se rompe el día
cuando impacta con tus ojos,
y dentro de una caricia muy larga,
sentirnos protegidos del olvido,
sabios para los abrazos.

Ganas de adueñarme del reloj,
congelando las fechas
que nos han visto juntos,
estar allí sin prisas,
dibujando con los labios:
tardes, noches y mañanas.

Eduardo A. Bello Martínez
Copyright © 2018

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.