Ma. Gloria Carreón Zapata.

UNA RUEDA DE LA FORTUNA.

Cuando bebas agua recuerda la fuente”.

Proverbio chino.

 

Mucho se habla de la gratitud pero pocos la practicamos y es que los seres humanos no debemos olvidar que somos mortales y en ésta vida sólo vamos de paso. Al partir nos llevamos la maleta repleta de satisfacciones o vacía según hayamos elegido. No más. Cuantas veces nos olvidamos de que existe un Creador y solamente cuando nos pasa algún incidente recordamos su existencia y acudimos a Él, arrepentidos de ése mal proceder. Como bien dijo Gilbert Keith Chesterton  más conocido como G. K. Chesterton, escritor y periodista británico de principios del siglo XX.

“Siendo niños éramos agradecidos con los que nos llenaban los calcetines por Navidad. ¿Por qué no agradecíamos a Dios que llenara nuestros calcetines con nuestros pies?”.

Hay tantos padres abandonados en los asilos de ancianos, muchas de las veces por circunstancias adversas. Los hijos piensan que están mejor ahí y muchas de las veces son maltratados por las personas del mismo lugar. Como don Roberto.

Haciendo mis prácticas como enfermera en el Hospital Civil de Piedras Negras, Coahuila, conocí a un hombre llamado así, quien trabajó del otro lado de la frontera muchos años como ilegal, trabajaba de héroe cobrando poco, arriesgando la vida por los demás cada vez que salía a cumplir una misión, era bombero. A raíz de una explosión perdió la vista siendo deportado a su país de origen sin remuneración alguna,  repudiado, con los bolsillos vacíos y con un sentimiento profundo de haber sido humillado. Un doctor del mismo sanatorio lo llevó al hospital que fue su casa por algunos años, fue atendido por el oftalmólogo de la clínica de especialidades pagado por el mismo hospital, quien dictaminó que don Roberto no volvería a recuperar su vista, el fuego lo había dañado irremediablemente.  

Al no haber nada que hacer y tampoco alcanzar el presupuesto del hospital que se reducía cada vez más, fue trasladado al asilo de ancianos con apenas unos cincuenta y tantos años de edad, aproximadamente. Al paso de las semanas don Roberto sé escapó del asilo y regresó de nuevo al hospital argumentando que  se fugó porque lo ponían a trabajar y como él no veía lo golpeaban y como castigo extra lo dejaban sin comer para obligarlo a hacer los menesteres del lugar, aparte de que la alimentación era pésima.

Además de golpear a los ancianos y obligarlos incluso a trabajar cultivando hortalizas, las gentes de ahí comenzando con los directivos, se llevaban a sus casas lo mejor de las cosechas y de las donaciones que provenían de almas y organizaciones filantrópicas.

 De esa manera, al no poder tenerlo más en el hospital él prefirió andar por las calles viviendo en la mendicidad, durmiendo debajo de los puentes y comiendo gracias a la generosidad de algunas personas caritativas, cuando las encontraba.

De vez en cuando pasaba por el hospital a saludar  y  agradecer al doctor Eliseo Hernández todo lo que había hecho por él, a las enfermeras, a su tocayo el afanador, a la cocinera, a la secretaria y a quienes nos habíamos portado humanamente con su persona. Sin embargo a don Roberto la vida no le agradeció lo suficiente.

No logro comprender que siendo “humanos” seamos tan inhumanos; tampoco entiendo cómo es que hay instituciones que pisotean de esa manera la dignidad de personas heroicas, entregadas y con experiencia, y menos sé, cómo es qué haya individuos quienes aún no sé enteran que, a nuestro Creador, no le gustan los seres mal agradecidos. Al parecer hay quienes no sé percatan de que nunca sabemos qué encontraremos a la vuelta de la esquina, y no saben lo que la vida ha venido siendo por milenios para todos: Una rueda de la fortuna.

 

Autora: Ma. Gloria Carreón Zapata.

Imagen tomado de Google.

Comentarios16

  • bambam

    Un placer leerte
    bambam desde Chihuahua

  • Ana Maria Germanas

    Tu escrito Ma, habla de un corazon sensible y tierno, la indiferencia, solapada de la sociedad, que se desprende de sus " viejos ", es cada vez mas notable, depositandolos en asilos, y a veces, como tu relatas, gente resentida, y abusiva, los denigra y maltrata.....,resultando en un triste resultado, para años laboriosos y fecundos....
    Me conmoviste con su lectura, y considero muy apropiado tu escrito, para sacudir y desenpolvar conciencias...
    Muchisimas gracias, por compartirlo, y te deseo el mejor de los viajes, cumplimentando, con exito, su resultado.-
    Te dejo un muy cariñoso saludo.-

  • Ingrid Zetterberg B.

    ¡Qué hermoso y a la vez triste, pero muy triste relato!, querida Ma. Gloria...veo que es de la vida real...y no me sorprende amiga....hay mucha maldad en el mundo....ya es sabido por muchos que en los asilos tratan muy mal a los ancianos...abusan de su debilidad, de su falta de fuerzas, de su discapacidad...hay gente muy cruel que los golpea y los dejan sin comer....lo he visto en incontables videos en el facebook...y francamente me indigna. Y lo peor de este caso que narras es que se trata de un bombero....y hasta donde yo sé los bomberos son héroes que salvan muchas vidas arriesgando la suya. ¡Qué injusticia tan grande le hicieron a este señor! el gobierno ha debido darle una pensión de por vida, para que no estuviera jamás de mendigo....Amiga mía, felicito tus letras, y tu talento para la narrativa. Gracias por compartir con nosotros algo tan reflexivo con un mensaje profundo que enseña lo importante que sería que la gente tuviera algo de temor a Dios. Recibe mi abrazo con mi cariño.

  • Balderas

    la verdad uno queda sorprendido por tanto abuso en esas mal llamadas instituciones, donde prolifera el abuso hacia los mas desvalidos, esos que no tuvieron la fortuna de permancer en sus casas por indistintos motivos y si da pena, da muchisima pena que gente sin escrupulos, en lugar de prestar un servicio donde la satisfaccion personal brille, hacen todo lo contrario y reina el abuso en lugar de la humanidad.
    gran escrito, totalmente de acuerdo con tu siempre acertada opinion.
    Juan Antonio.

  • Manuel Meneses j.

    Buscaré un tiempo para dejar un comentario acorde a tu escrito.

  • AZULNOCHE

    En un mundo como el nuestro que hemos hecho DIOS al dinero, las verdaderas virtudes pasan desapercibidas y no se ejercitan.
    Gracias por tu escrito denuncia y por lo que pueda llegar a concienciar .
    Un saludo afectuoso!

  • Isiszkt

    Muy triste, demasiada maldad pulula hoy por el mundo, y si la vida es una RUEDA GIRA Y GIRA Y SI TIENES SUERTE TE LLEGA LA FORTUNA,...QUE NO LLEGA, PUES AGUANTARSE
    Un gran abrazo

  • Al4T

    gloria muy profunda y sentida narración
    Que lindo tenerte como guía y maestra
    querida Gloria a donde vas ? Voy a estar pidiendo por ti ,va salir todo muy bien !!!!!
    Te mando toda la fuerza , vamos a estar esperando tu regreso .
    Té mando un Cariñoso abrazo
    Alexa

  • Rafael y Perla

    La vida tiene sus consecuencias.
    Cada uno la puede llevar de una manera diferente, pero cuando llega el punto de que son maltratados e ignorados, es una pura tristeza y muy profunda en este mundo, que no hay condición humana sincera.
    Me ha gustado el relato, amiga Ma. Gloria.
    Un abrazo y un beso....

  • Johnny Asdrúbal Mora Leiva

    muy conmovido por la lectura... saludos

  • Maria Hodunok.

    Magnífica y precisa prosa sobre la realidad.
    Duele leerla, pero la has escrito de forma muy real...y pasa...y los mas pobres sufren.
    Mi admiración.!!!!

  • Jorge Horacio Richino

    Muchas realidades en su escrito, querida Ma. Gloria!!
    Según mi idea esto sucede (me refiero al maltrato en los institutos para mayores o geriátricos, como también se les dice) porque los dueños de las propiedades sólo buscan hacer dinero y toman el personal sin hacerles previamente estudios psicológicos ni haberlos conocido jamás. Es lo que le ocurre a muchos padres con sus pequeños castigados por las niñeras o los menores que asisten a establecimientos escolares y son ultrajados por los profesores. También suele pasar que la gente provista de mucha maldad, busca especialmente los sitios adonde puede ir a cometer sus fechorías o satisfacer sus instintos más perversos. NO HABLO GENERALIZANDO, pero existe un porcentaje bastante alto.
    Es terrible, lo que usted expresa, y lo relata con tanta claridad en su edición de hoy, que no deja lugar a duda alguna!!
    La felicito por poner en la palestra este tema que en algún momento la sociedad y los gobiernos (con muchas medidas de control) deberán evitar, e intentar que nunca más se repitan.
    Felicitaciones y un enorme y sincero abrazo!!!
    La aguardaremos hasta diciembre, para reencontrarnos con usted y sus maravillosos escritos, pues la vamos a extrañar!!!
    Nuevamente, mucha suerte y un fuerte abrazo!!!

  • Maribel Silva Roa

    Qué mal que te vas,eres luz en este lugar.
    Me gusta como y que escribes,hubiéramos sido buenas amigas,pero lamentablemente también me voy.
    Un gusto conocerte María
    Dios te bendiga
    Maribel

  • YamilaValenzuelaAguilar

    Cuanta razón mi querida María G. Es muy triste esta situación.
    Fue muy lindo compartir contigo todo este tiempo.
    Buen viento y buena mar. ¡Éxitos!
    ¡Apapacho!

  • JAVIER SOLIS

    Ejemplos de ingratitud hay a cada paso
    padres abandonados en grotescos asilos
    Madres perdidas en la oscura soledad
    Aigos que cuando ya no los pueden servir quedan en el olvido.

    Hermoso escrito que nos invita a la reflexión y a gratitud.
    Con infinito cariño
    JAVIER

  • EdithElviracolquirojas

    Es una triste realidad pero ya lo dice la biblia en los últimos tiempos la gente se volverá mas inhumana los hijos serán desamorosos con sus padres fruto del desamor y captar los maless del mundo moderno UN BESO FELICITO TU HERMOSA PROSA REFLEXIVA



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.