esdrujulia

superluna

Aquella superluna

no distinguía sobre culturas

Entregaba todo su esplendor,

sin atadura alguna.

Se encontró en el atardecer

con el sol poniéndose.

Ella supo opacar luego

esa estrella que todo lo ve:

guiaba cual sol de mediodía

y supe que nunca más vería

semejante maravilla satelital

(Con mi mente podría)

 

-esdrújuliä



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.