Manuel Meneses j.

DE LA IGLESIA, SUS PECADOS Y OTRAS INSTITUCIONES IGUAL DE DAÑINAS.

 

De niño recuerdo que leía el catecismo católico – claro, otro no había -, y de aquellos años recuerdo la imposición de leerlo y casi tener que saberlo de memoria porque de lo contrario te hacían sentir mal, un bicho raro. Con el tiempo y hasta hoy ese mismo catecismo católico también ha cambiado en algo, o en mucho, para adaptarse a los tiempos presentes no porque la ideología haya cambiado tanto o cuanto sino porque éstos son otros tiempos y también otros los intereses. En el catecismo católico de hoy (y esto lo saco de una  nota que copié de un artículo hace ya unos meses y que se me quedó entre las hojas de "Biografía de Felipe II", de Henry Kamen que leía en ese momento), el pecado –vamos a llamarle “Venial” que es como se llamaba antes a uno de los dos pecados existentes, el otro era el “Original” aunque nunca supe qué diferencia había entre uno y otro y si lo supe ya se me ha olvidado -, “es una falta contra la razón, la verdad y la conciencia recta”; esto es lo que dice el catecismo católico de hoy. Por lo tanto, pienso yo, resulta que bajo esta norma o acepción podemos entonces considerar que el abuso de niños por éstos los pederastas protegidos por esta Iglesia ultracatolisísima es pecado también. También, entonces, la supuesta caridad de esos peligrosísimos pederastas condenados por las leyes ordinarias, quiero decir por las mismas leyes que en otros casos similares nos condenan a nosotros también los seres terrenales o no “divinos” como se creen algunos de éstos aunque tengan las mismas tentaciones nauseabundas de cualquier mortal en decadencia olvidándose siempre de las infelices víctimas y que son, casi siempre, doblemente agredidas como son muchos los casos que hay y que por poner ahora un ejemplo cito, de memoria, el caso aquel de un obispo de una población cercana a Madrid que cedió, dio o donó, una casa a uno de estos curas pederastas que no cedió a la tentación de violar repetidamente y durante décadas a una niña desde su más joven infancia.

También es pecaminosa toda acción que promueva el odio hacia los otros, caso éste en que la Iglesia católica jamás se ha privado en practicar y que lo ha hecho siempre a través de más que ofensivas homilías o advertencias tendentes a condenar a los fieles con el Infierno y lo que es peor: para que de todo esto quedara constancia eterna recuerdo, de niño, oír las exigencias de estos curas que a gritos abiertos hablaban desde ese lugar o cajón en alto y que llaman el púlpito; con el tiempo uno descubre, no sin asombro, que lo que hacían, y aún hacen, no es sino usar para su difusión mecanismos y medios públicos de un Estado que es, al menos en la teoría, aconfesional. Con la penúltima visita del papa a la Meseta ibérica, llámese así o si se quiere también España, uno se dedicó a leer cuanto pudo sobre este asunto de la Iglesia y sus legisladores así como también de algunas de sus leyes internas o si se quiere de los caprichos que éstos los obispos y los curas se arrogan y entre aquello que en su día supe y pude apuntar recojo ahora que las llamadas Matriculaciones Registrales de los bienes sin titular definido (aunque se refiere a los de la Iglesia, claro está), al amparo de aún una normativa de los tiempos del franquísmo y favorecida por el gobierno del entonces (y aún) presunto criminal de guerra y también ex presidente del gobierno español José María Aznar el cual concedió al Vaticano privilegios exclusivos lo cual hace que esta institución - el Vaticano -, lleve ya décadas amasando un patrimonio mil millonario sin que esto sea considerado un pecado contra la moral y contra los tantos pobres que la Iglesia crea y genera por el abuso del tanto poder que tiene.

 

Son más de las cosas que uno se entera de esta institución terrenal pero que es tenida poco menos que divina de ahí los privilegios que cree tener a la espera de que si un día reconocen, de verdad, que se han equivocado saben a ciencia cierta, o así lo creen, que el Cielo lo tienen abierto para allí redimir no sólo sus pecados sino también sus crímenes que son ya multitudes de estos. Por ahora solo digo que, recordando a Luis Borges, bastaría con que esta Iglesia no creara la tanta pobreza que genera de los tantos robos que llevan a cabo para que no exista la necesidad de crear, también, tantas casas de caridad, de recogidas y de alimentación a los tantos pobres que ya abundan por todas las calles del mundo. Por si todo esto fuera poco recordar que mientras este nuevo gobierno que impera en España dice de la necesidad de recortar en todos los estamentos públicos y privados resulta de ser que hay, aún hoy y en las actuales circunstancias, dos instituciones, absurdas ambas (ahí está la Historia para que lo comprobemos) como son la Iglesia y la Corona que parecen intocables para todos los gobiernos habidos y por haber. Mientras que a la Corona nadie se atreve a pedirle su cota de esfuerzo en estos tiempos de tantas carencias sociales, resulta que con la Iglesia otro tanto igual o quizás peor: mientras a Sanidad y Educación se les ha hecho un corte presupuestario de diez mil millones de euros resulta que esta misma cantidad es la que el Estado (con dinero público, claro está) va a dar a  la Iglesia lo cual se me antoja injusto, innecesario e incluso blasfemos. Para cuándo, pregunto, un gobierno que sea capaz de nacionalizar todos los bienes que la Iglesia tiene y ha robado  a la sociedad; para cuándo un gobierno que sea capaz de erradicar y echar la Corona como institución ya caduca e innecesaria en una sociedad del siglo XXI. Quizás, por muchas otras razones también, como dijera el escritor español Arturo Pérez-Reverte ya va siendo hora de que se saque a la calle la guillotina como se hizo en la Francia previa a la Revolución Francesa; una revolución que aleje a la monarquía y separe a la Iglesia del Estado para que cada cual se soporte así mismo y se custodien sus propios gastos, digo yo.

Comentarios2

  • Mercedes Bou Ibáñez

    Manuel es algo impensable el poder conseguir esa separación Iglesia-Estado. Ya desde tiempos inmemoriales en previsión de esto la Iglesia se dedicó a invertir en todas las grandes empresas que controlan la economía mundial. Y un gran número de políticos de todos los países se han formado en sus filas (OPUS) son los soldados de a pie como decía Blasco Ibáñez. Nunca se podrá tramitar una ley en contra de la Iglesia en ningún congreso ni senado, la mayoría de diputados y senadores de todo el mundo le deben algo y los que no deben nada, de seguro les tienen sometidos a algún tipo de chantaje.
    Se dedican a meter a sus "soldados" en las universidades para que hagan amistad con aquellos estudiantes con posibilidades de llegar a ser políticos, llevándolos a cometer actos de los que tengan que avergonzarse algún día, y archivan todo por si llega el día de tener que usarlo contra ese estudiante que llegó político.
    El caso de la Cifuentes,es un caso parecido a lo que estoy refiriendo. ¿Por qué había un vídeo suyo robando en un centro comercial? ¿no puede ser que con la excusa de una humorada "algún amigo o amiga" le propusiese hurtar algo a título de gamberrada por pasar el rato? Para como se ha visto, sacar el vídeo en su momento obligándola a dimitir.
    Aconsejaría a muchos que leyesen La araña negra, obra de mi antepasado Don Vicente Blasco Ibáñez, escritor valenciano y diputado republicano en su época. Gracias Manuel.
    Y añado esto; Siempre juegan con dos o más barajas, por todos los que se han dedicado a investigar es sabido que El Vaticano por un lado iba criticando el Nazísmo y por otro estaba ayudando economicaménte a Hitler, ¿por qué? por un lado, Hitler podía ayudarles a quitarse de en medio a su eterno enemigo, El Judaísmo y por otro se garantizaban su lugar en el nuevo estado del mundo si Hitler hubiese ganado la guerra. De tontos tienen muy poco, cualquier lucha contra ellos será practicamente nula, conseguirán por medio del poder económico imponerse (ya lo están) en los medios de comunicación, en España criticaban a Franco por no dar libertad de expresión, lo que está ocurriendo ahora con ella, ni Franco se hubiese atrevido a tanto, hoy es casi nula esa libertad, ya está mal visto hasta contar un chiste y hay perseguidos ya por una canció, eso "en una democracia" no tengo la menor duda de que muy sibilinamente la Iglesia está detrás de este nuevo orden mundial.

    • Manuel Meneses j.

      Pensar que algo es impensable - o lo que es lo mismo, imposible de llevar a cabo, - es dar pie a creer que aceptamos la derrota del pensamiento evolutivo. Entiendo que es difícil, que aquella otra ocasión en que se separó la Iglesia del Estado y que fue en la Francia revolucionaria fueron otros tiempos que no tienen nada que ver con éstos de ahora; pero aún y así creo que es posible, de lo contrario ¿de qué sirve el espíritu del escritor crítico?.

      Sé lo que ha hecho la Iglesia católica desde los tiempos en que la sociedad toda era esclava de sus abusos, es por ello que siempre he dicho y repito con conocimiento de causa que es una institución terrenal, dirigida por hombres con ambiciones peligrosas y por tanto son una institución criminal pendiente de ser juzgada por la Humanidad. En el libro “Bula para matar” se habla de las propiedades que tiene el Vaticano en África, en los EE.UU., en Canadad, en Europa y como no podía ser menos en el continente donde más han ignorantado a su gente: La América de lengua castellana.

      La Iglesia católica tiene sus tentáculos del poder introducido en todos los estamentos de la sociedad a todos los niveles de la Humanidad, es por ello que, como dices, es difícil separar ambas instituciones: difícil pero no mposible. Me has hablado del la novela La Araña Negra de Vicente Blasco Ibáñez la cual la tuve en mi poder pero me aconsejaron no tenerla, eran los tiempos de la dictadura; la conseguí de un viejo librero madrileño y anarquista que llegó a la colonia de Guinea Ecuatorial huyendo de la policía franquista y desde allí se vino a Canarias; nunca la acabé de leer y nunca más la he vuelto a ver, su contenido y máxime escrita en la época en que se escribió era un gesto de valentía y atrevimiento que hoy nadie da porque lo que se persigue es la comodidad y el no compromiso con nada, por esto cuando en ocasiones leo algunas cosas aquí me da pena, pena de tanta vaciedad.

      El caso de Cifuentes es un ejemplo de la pudredumbre que nos rodea, ahora llegará – cuando se precise -, el caso Casados porque es más de lo mismo. En fin...

      Gracias por tu opinión.

      • Mercedes Bou Ibáñez

        Si tienes ocasión no te pierdas la lectura de La Araña Negra, en modo novela sobre una familia hace un verdadero compendio del modo de comportarse los Jesuitas, que como es sabido son el ejercito negro de La Iglesia, explica como se manejan y de las maquiavelicas intrigas de las que son capaces para quedarse con las grandes fortunas (y pequeñas) de la gente que cae en sus garras, un modo de ascender en La Iglesia era y es consiguiendo por ej. un cura de pueblo pequeño, en cuanto ha conseguido que los tres o cuatro más ricos donen su fortuna a su muerte para la Iglesia, ese curilla ya lo mandaban a un pueblo más grande para continuar con la sangría. En fin, explica también, que mucha gente no lo sabe, que los jesuitas fueron expulsados tres veces de España y una de Mejico. Haz un esfuerzo por conseguirla, hasta es posible que esté en la red en formato PDF, yo tengo una edición muy antigua, comprada cuando estaba prohibida.

      • Hay 3 comentarios más

      • YamilaValenzuelaAguilar

        Razón tienes querido Manuel, en todo lo que dices; se te escapó algo, no es solo la iglesia católica, otras iglesias también.
        Un gusto leerte.
        Apapacho!

        • Manuel Meneses j.

          La razón, en este caso, viene precedida de los hechos demostrables que han dado a pie a demostrar qué es esta institución de la que estamos hablando; y sí, como bien dices: no es solo la Iglesia católica la que está inmersa en estos hechos sino otras instituciones también religiosas que aparte de tales son también verdaderas sextas con fines más que dudosos, al menos para mí.
          Gracias Yamila por tu opinión.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.