oscar perdomo marin

La vieja Parca

 

 

Oscar Perdomo Marin

 

Soneto a la vleja Parca

 

Hay una maldición inexorable

que no respeta hacienda ni corona.

Es irónica y cruel, siempre burlona

arriba de improviso, es implacable.

 

Nadie puede evitar a la inmutable,

aunque ruegues ¡Por Dios! Jamás te dona

un minuto demás, nunca perdona

si eres tonto, procaz, bobo o culpable.

 

No intentes, infeliz, saltar la charca

o servil adulante sobornarla

para que no te atrape su guadaña.

 

Ella te esperará, tendrás que amarla

y esa será tu silenciosa hazaña

Con tu último amor: la vieja Parca.

Comentarios1

  • Ana Maria Germanas

    Ambos dos, tanto tu excelente poema, como tu reflexion, no admien cuestionamientos....
    Me encanto, tu poema.-
    Un cordial saludo.-

    • oscar perdomo marin

      Mil gracias, apreciada Ana Maria. Valoro mucho tu comentario



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.