Cirratus

Madrid

 

 

Madrid solo fue

un escaparate,

una ilusión aleatoria

donde jugar a la ruleta rusa.

 

Aposté todo para perderlo,

arriesgando tu nombre

y el tacto de tu sonrisa

en cada madrugada.

 

Y perdí.

 

Traté de ser rey,

pero la corte

solo necesitaba bufones

en las bocas de metro.

 

Quererse

no estaba de moda

o eso pensaba yo,

que la vida solo dura un instante.

 

Así que me disparé

un tiro en la sien

y acerté con la única bala

que se aloja en mi cerebro.

 

Madrid,

                   aún hoy

recuerdo sus calles

y el olor a humedad de sus tripas

escondiéndome de la realidad,

¡maldito caleidoscopio!

Comentarios1

  • Alfredo Daniel Lopez

    Profundo poema que me hace revivir el submundo que se mueve bajo el bello Madrid. No es que tu poema se desarrolle en el submundo, pero si que me trasmite la impersonalidad y esa vida a veces arriesgada de mi querido Madrid. Entonces seres sensibles es posible, que no se ubiquen en esta nueva Madrid.
    Cómo recuerdo te comento, estuve en la Puerta del Sol... ¡Y vaya por Dios!, lo que veía no correspondía como mi 'modus vivendi', puede que alguien que cree en el amor, en dar cariño a los demás y no ser bufón de nadie, pueda terminar sintiéndose fuera de lugar y de momento, y esto lo lleve a la desesperación de querer la desaparición...
    Termine agobiado de una noche loca de sábado en el Puerta del Sol... Pero Madrid es mucho más y tú, que escribes estos versos lo sabes de verdad.
    Excelentes versos y muy bien desarrollado el esquema lírico del poema.

    Un abrazo fuerte amigo y poeta.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.