Antonio Encinas Carranza

Al final del Arco Iris

 

 

Desde aquel día en que te marchaste

soy solo una sombra

que va buscando el día y la noche

siguiendo tus pasos perdidos

y persiguiendo las huellas

de tu ausencia ... en silencio.

 

Cada mañana siento

tu sombra caminar

en el aire, como el viento,

que va preguntándome

por los besos dormidos

y en mi andar voy buscando

los abrazos perdidos

y los  caricias olvidadas.

 

Voy siguiendo el camino de tu mirada

y persiguiendo el aroma de tu sonrisa.

y veo que las huellas de tu caminar

cada vez ... más tristes están.

 

Que las raíces se marchitaron.

Que los senderos son místicos.

Que los colores de los paisajes

se han deslucido.

Que el brillo del Sol esta congelado.

 

Solo espero que tu camino 

se vuelva a cruzar con el mío

para devolverte las esperanzas 

que dejaste abandonadas.

 

No todo esta perdido

si algún día decides regresar

sigue el camino del Arco Iris,

llega al final

donde hallarás 

el cofre con el corazón

y el amor que te esperará

toda la vida.

 

Antonio Encinas Carranza

D. R.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.