Alberto Escobar

Paloma

 

Eres llama que mi viento
no quiere apagar.

 

 

 

 

 


Entre vendavales te siento...

La tempestad silba fuera.
Sentada ante el espejo te miras.
Aura de ensalmo orla la estancia.
Manos de carey moldean tu pelo.
Peine del viento que cabriolea...
Tu cuerpo arcilla en manos del Creador.

Dibujas una sonrisa en el reflejo,
te levantas, abrazada a un retal de seda.
Te sientas al borde del sueño.
Te dejas caer, vencida, abismo de plata.
Tus párpados se clausuran, se oye una nana.
La noche se te hace eterna, sábana de marfil
que te acaricia lenta.

Nada he podido ver con mis ojos.
Me lo contó una paloma blanca.

Comentarios1

  • Amalia Lateano

    Dúctil poesia de recorridos amables y de ideas
    pensadas entre el juego y el encantamiento
    de instantes y personas.
    Felicitaciones por la forma orquestada de toda la obra.

    Amalia

    • Alberto Escobar

      Gracias por tu energía, qué bueno que viniste.
      Un abrazo Amalia amiga.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.