IRMA VEROLIN

AGUA EN EL AGUA

 

Nado en este mar que no conoce calma

con  mis ojos cerrados

braceando contra la corriente de las cosas

que siempre

siempre me aleja de la orilla.

Ojos alucinantes

se asoman a esa orilla

línea frágil

temblorosa

línea de ojos que sólo están allí para mirarme.

Soy un cuerpo  tiritando

agua en el agua

que no se deja domesticar

la vida se mueve y yo no me resisto

yo

calco sus movimientos como si mi voz

fuera  ajena y enseguida

tuviera que devolverla

soy la piel arrugada de la vida que

se deja llevar

constelaciones

              muertos

                         barcos hundidos

esa geografía me pertenece

y se arrastra  a mi lado

en la desigualdad de las olas

de este mar

que se abre a otro mar

y a otro y otro

en lejanías sin límites,

ese sitio en que las palabras germinan como porotos

mientras mi cuerpo cruje

mientras yo balbuceo

mientras hago nacer palabras

brotan palabras de los ojos que me miran

desde esa orilla

trémula orilla

hecha de azúcar disuelta

donde las grandes olas que me empujan se convierten en nada.

 

 

Comentarios6

  • Texi

    Precioso poema.
    Tuve que mirar que eran los porotos, porque aqui los llamamos alubias.
    Un abrazo

  • IRMA VEROLIN

    Qué hermoso, Texi. Infinitas gracias. Y me divierten estas modalidades lingüísticas que nos diferencias aunque compartamos un lenguaje común. Mis afectuosos saludos para vos desde Buenos Aires.

  • Edmundo Rodriguez

    Querida Irma,
    Así en ocasiones nos trata la vida.
    Mi cariño, y
    Mi cálido abrazo

  • IRMA VEROLIN

    Gracias Edmundo Rodriguez

  • Anton C. Faya

    Magistral...

  • áptero

    Genial, al fin encuentro una escritora sería en esta página. Me gustó mucho, dices bastante a partir de la simpleza.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.